sábado, 26 de mayo de 2018

Devorando las botellas de plástico

Devorando las botellas de plástico

Científicos han diseñado una enzima que puede digerir algunos de los plásticos más comúnmente contaminantes, proporcionando una potencial solución a uno de los mayores problemas ambientales.
El descubrimiento podría dar como resultado una solución de reciclaje para millones de toneladas de botellas de plástico, hechas de tereftalato de polietileno o PET, que actualmente persiste durante cientos de años en el medioambiente.
Devorando las botellas de plástico
Los investigadores del  NREL (Laboratorio Nacional de Energía Renovable) de EEUU, resolvieron la estructura cristalina de PETase, una enzima recientemente descubierta que digiere el PET.

El PET, patentado como plástico en la década de 1940, no ha existido en la naturaleza durante mucho tiempo, por lo que el equipo se propuso determinar cómo evolucionó la enzima y si es posible mejorarla. Durante este estudio, diseñaron involuntariamente una enzima que es aún mejor para degradar el plástico que la que se desarrolla en la naturaleza.
Los investigadores están ahora trabajando en la mejora de la enzima para permitir su uso industrial para descomponer los plásticos en menos tiempo.
Los investigadores hicieron el gran avance cuando estaban examinando la estructura de una enzima natural que se cree que se desarrolló en un centro de reciclaje de desechos en Japón, permitiendo que una bacteria degrade el plástico como fuente de alimento.




jueves, 17 de mayo de 2018

El smog reduce la energía solar en China


El smog reduce la energía solar en China

El smog es nube baja formada de dióxido de carbono, hollines, humos y polvo en suspensión que se forma sobre las grandes ciudades o núcleos industriales. En algunos días nublados, especialmente en invierno, los cielos de China están cubiertos por nubes blancas y grises de contaminantes del aire (el SMOG).

Ese smog no solo atenúa la luz del día y dificulta la respiración del aire, sino que también reduce la cantidad de luz solar que llega a los paneles solares de China.

Un estudio realizado por la Universidad de Princeton demuestra que los recursos de energía solar en China se ven afectados por los aerosoles atmosféricos: pequeñas partículas líquidas y sólidas que pueden dispersar la luz solar hacia el espacio o aumentar la formación de nubes.

La imagen muestra el efecto promedio de los aerosoles en la cantidad de radiación que llega a la superficie terrestre de China entre 2003 y 2014. El noroeste y el este de China, las regiones más contaminadas del país, experimentaron los mayores descensos.



Los investigadores encontraron que en las áreas más contaminadas, la energía solar disponible disminuía hasta un 35 por ciento, o 1.5 kilovatios-hora por metro cuadrado por día. Esa es energía suficiente para alimentar una aspiradora durante una hora, lavar 10 kg de ropa o usar un ordenador portátil de 5 a 10 horas.